Helena Cruz: sombras sin alma - Samuel Camacho


 

Éste es el primer libro que leo de este autor, para los que me conocen, sabrán que aunque el blog está dedicado a la novela romántica, de siempre me ha atraído mucho el thriller o novela negra, así que cuando una amiga me aconsejo leer este libro, no lo dudé ni un segundo. Ha sido un acierto pues se lee muy fácil, lo primero porque no es muy largo y, lo segundo, porque la trama es bastante rápida y no te da tiempo a ser consciente de que se va terminando.

Helena es una mujer de lo más interesante, no tiene amigos, ni familia, ni lazos que la unan a algún lugar, aunque eso es bueno para su profesión, pues se dedica a cumplir con las órdenes de la organización en la que trabaja. A ella esas órdenes le llegan directamente de su jefe, un argentino conocido como el Peruano, quien parece que le tiene aprecio aunque sólo sea por lo buena que es haciendo lo que hace.

Hay varios grados dentro de esos trabajos, sólo con que le digan el color al que pertenecen, ella ya sabe a qué atenerse. En los más básicos, se limita a observar a alguien, encontrar sus secretos, escuchar sus conversaciones privadas y toda la información que consiga se la entrega a su jefe. Mientras que sus trabajos más complicados serán los de color púrpura y en ellos, puede hacer lo que haga falta para llevarlos a cabo, da igual si tiene que torturar o matar, no hay límites, pues lo importante es que el trabajo se cumpla.

Así que como podréis imaginar, su vida no es nada sencilla. Si a eso le sumamos que su jefe la obliga a ir a terapia con Anna, para trabajar el punto de crueldad al que Helena ha llegado en sus últimos trabajos, y que en la última revisión médica le han detectado una enfermedad degenerativa en grado terminal, por lo que sólo le quedan unos 5 meses, ahora sí que podemos decir que complicada se queda corto para describir su vida, es más yo diría que es una mierda!

Las terapias con Anna se basan en contarle sus pesadillas, sobre todo una que se repite constantemente, por lo que Helena está segura de que no le sirven para nada, llegando a decirle a su terapeuta lo que cree que quiere oír. 

En cuanto a su enfermedad, ya ha comenzado a notar los primeros síntomas malos, como las náuseas, pero ha decidido no realizarse el tratamiento que los médicos la han recomendado, así que en el hospital han dejado de insistir porque no sirve de nada si ella no quiere participar.

Justo una noche que llega bastante perjudicada por el  a su casa, se encuentra sentado en su sofá a Benítez, un hombre que dice tener la solución a su problema médico, que tiene una cura para ella. Helena no sabe si está siendo una visión fruto del alcohol o qué, pero a la mañana siguiente cuando se despierta, la tarjeta de Benítez está en la mesa de su salón. 

Con todo esto, el Peruano decide encargarle una misión de color púrpura, por lo que tendrá que viajar hasta Cádiz y cuando encuentre al primer objetivo, sacarle la información del segundo. Ella se queda sorprendida, pues cuando se tenga que enfrentar al segundo objetivo todo va a ser muy poco elaborado y tendrá muchas variables fuera del control que a ella le gusta tener. Aún así no le queda otra opción que ir y cumplir con su trabajo.

En Cádiz tendrá la ayuda de Víctor, un periodista, que por una gran cantidad de dinero se ha ofrecido para ser su chico de los recados, chófer, guía y todo lo que necesite. Aunque resulta que también tenía la orden de ser su niñera y de informar de los pasos de Helena al Peruano, lo cual a ella no le hace ni pizca de gracia. He de decir que la relación que se forma entre ellos dos me ha gustado mucho, le he llegado a coger mucho cariño a Víctor.

Ahora os toca a vosotros descubrir por qué esta misión es tan importante, dónde le tocará viajar después de Cádiz, a quién tendrá que buscar después y qué pasará con Helena y su enfermedad. Son muchas las variables, así que vais a estar la mar de entretenidos, sobre todo porque el autor os describe cada lugar con mucha precisión y, por momentos, creeréis que estáis junto a Helena viendo lo mismo que ella ve.

Eso sí, ahora tendréis que leer también el segundo libro, donde seguiremos descubriendo muchas más cosas de ella y de todo lo que nos ha faltado por contar en este primer libro. Merece mucho la pena!

Este libro tiene 305 páginas y lo tenéis disponible en kindle. Os adjunto el enlace:

Comentarios

Entradas populares de este blog

Hasta que nuestra muerte nos separe - Ava River

El demonio escocés - Sarah McAllen

Veneno en tu piel - Kristel Ralston