Cuando el Diablo vistió de uniforme - Eva P. Valencia


 

Cómo nos íbamos a dejar esta historia tan divertida sin terminar? Estaba deseando que se publicara esta segunda y última parte de la bilogía para descubrir su final, sobre todo teniendo en cuenta como terminó el libro Cuando Cupido olvidó las alas.

Sigue, más o menos, el estilo del anterior. Una cosa está asegurada, las risas!! Esas no pueden faltar y es que a la autora le gusta meter frases o nombrar películas, que nos dejan escenas un tanto cómicas. Aunque en esta ocasión, debo decir que también ha conseguido emocionarme y no solo una vez. Yo que esperaba reírme todo el rato y me ha hecho llorar!!! 

Han pasado cuatro años desde ese viaje a Las Vegas donde existió un corto reencuentro entre Morgan y Madox, aunque sus caminos han tomado rutas diferentes desde entonces. Eso sí, están más cerca de lo que se piensan en un principio.

Morgan ha conseguido triunfar en el mundo de la música, al lado de su pareja Denis, quien le ha conseguido buenos contratos, llegando a actuar en un musical en Nueva York y estar nominada a los Grammy!!! Parece que por fin la vida le ha sonreído, aunque últimamente varias cosas le han recordado esos momentos vividos con Madox en el pasado. 

Madox, por su parte, tiene una relación con Sky, una chica preciosa, de esas que te girarías a mirar por la calle porque se la ve perfecta. Sin embargo, eso no garantiza que a la hora de mantener una relación todo sea tan bonito y es que ella está obsesionada con ser madre y no es precisamente una de las prioridades para él. Vamos que él no quiere y no sabe cómo hacer entrar en razón a Sky, ya que cuando algo se le mete en la cabeza es complicado que cambie de opinión.

Lo que Madox siente por Sky no es ni parecido a lo que llegó a sentir por Morgan, por mucho que se haya esforzado en olvidarla no lo ha conseguido. Y lo que no ha ayudado ha sido ver su imagen en la televisión cuando han anunciado los nominados a los Grammy, sobre todo porque acaba de descubrir que han estado viviendo muy cerca.

El día que Morgan va a casa de sus futuros suegros tampoco será uno de sus mejores momentos, puesto que en la televisión acaba de ver unas imágenes de un atentado en el que hay víctimas y, entre ellas, se encuentra la única persona que hace latir su corazón de forma especial.

Como podéis observar el destino unió sus caminos en el primer libro y, a pesar de haber tomado rumbos totalmente distintos, la vida les volverá a unir. Ahora habrá que observar qué decisiones toman y si son las acertadas, pues ambos tienen pareja y no les va a resultar fácil aclararse.

Los personajes secundarios tendrán mucha importancia en la historia, serán sin saberlo los causantes de que el destino se cumpla y vuelvan a encontrarse. Aunque reconozco que algunos me han caído mejor que otros...

Este libro tiene 401 páginas y lo tenéis disponible en kindle. Os adjunto el enlace:

Comentarios

Entradas populares de este blog

Hasta que nuestra muerte nos separe - Ava River

El demonio escocés - Sarah McAllen

Veneno en tu piel - Kristel Ralston