No voy a caer en la tentación ni a empujones - Rose Gate


 

Segundo libro que también hemos incluído en nuestra lectura conjunta, como no podía ser menos, y más después de leer el primero. Desde luego no iba a ser yo la que se quedara sin saber qué iba a pasar con estos dos personajes, que si bien en el primero no dejan de ser secundarios ya se aprecia el potencial que tienen para ser los protagonistas de éste.

Sigue teniendo muchos puntos divertidos, siguiendo la estela del primer libro, pero en éste se tratan temas mucho más duros y delicados. Tienen muchas cosas que superar cada uno por su lado si quieren que el amor pueda superar todos esos obstáculos. 

Si habéis leído el primer libro, seguro que en algún momento se os pasó por la cabeza que la historia de Lu y Mino era una historia que había que contar y es lo que va a pasar en este segundo. Os aseguro que merece la pena, tiene escenas buenísimas.

Lu trabaja de enfermera en un hospital, en paliativos, un sector en el que tienes que tener vocación si quieres ser buena en tu trabajo. Para poder realizarlo de manera adecuada tienen que ir al psicólogo porque lo que tienen que vivir cada día se puede hacer muy duro y puede llegar el momento en el que no puedas tirar para adelante.

En el caso de Lu, ella es muy buena profesional y es la firme candidata para el puesto de supervisora, ya que tiene hasta la recomendación de la anterior; pero, cuál no será su sorpresa cuando le dan ese puesto a la persona que menos interés le pone, a la que se acerca a cualquiera que tenga un cargo importante para conseguir ascender en su carrera sin tener que dar palo al agua. 

Y claro, pues Lu no se puede callar y le canta las cuarenta a su jefe, quien no tiene ninguna intención en despedirla, aunque con el arrebato de ella al final no puede hacer otra cosa. Ahora, Lu puede cobrar el paro, pero qué va a ser de su vida?

Encontrar trabajo no le va a resultar tan fácil, pues su jefe ha llamado a todos y cada uno de los hospitales para que no le den trabajo. Pero bueno, ya sabemos que cuando se cierra una puerta se puede abrir una ventana, o no? 

Le surge la oportunidad de entrar a trabajar en una clínica de ginecología como enfermera y, aunque al principio acepta, lo que no sabe es que quien le ha contratado es el hermano y socio de Mino Ulloa. Puede tener tan mala suerte? Será cosa del destino?

Para descubrirlo tendréis que leerlo y pasar ratos buenos y ratos no tan buenos, pues como ya he dicho tendrán muchas situaciones difíciles que superar si quieren estar juntos y hacer caso a ese destino que les dice bien claro que están hechos el uno para el otro.


Este libro tiene 427 páginas y lo tenéis disponible en kindle. Os adjunto el enlace:

No voy a caer en la tentación ni a empujones


Comentarios

Entradas populares de este blog

Hasta que nuestra muerte nos separe - Ava River

En jaque - Teresa Greco

Mi perversión - Angy Skay