Un pacto a escondidas - Roseline Moyle


 

He conocido a esta autora por una lectura conjunta organizada en instagram, la pena es que éste es el tercer libro de la serie Segundas oportunidades. Y si bien los libros se pueden leer por separado, ya sabéis que me gusta leerlos por orden, así que me fastidia haber empezado por el último. Ahora tendré que leer los dos primeros porque, si algo tengo claro, es que quiero conocer sobre todo la historia de Adrián, un personaje que, en este libro es secundario, pero que tiene una gran importancia en la novela y más aún para nuestros protagonistas.

Es una novela bastante larga aunque no se hace pesada a la hora de leerla, ambos personajes tienen historias muy duras en su pasado que nos gustará conocer, sobre todo porque nos van a servir para entenderlos algo mejor. 

Melissa es la hermana pequeña de Ricky, quien la cuida como si fuera su padre, ya que éste no ejerce como tal, sino que al menor descuido suyo la trata fatal y su madre no hace nada pues está como ausente. Así que Ricky tiene claro que necesita cambiar su vida y la de su hermana, e intentará por todos los medios posibles sacarla de esa casa.

Gracias a su mejor amigo Adrián, quien no duda en ayudarle en el cuidado de su hermana pequeña, consiguen que el tiempo vaya pasando y que a Melissa no la ocurra nada malo. Gracias a todos esos momentos en el que ha ejercido de niñero con ella, la relación de confianza y cariño que se crea entre ellos será para siempre.

Dorian es el amigo problemático de Ricky, quien no le aportará nada bueno, sobre todo en cuanto a las compañías, y se meterán en más de un lío. Y no quiere decir que Dorian sea una mala persona, aprecia muchísimo a su amigo, pero tiene un problema con sustancias que le hacen ser otra persona.

El tiempo pasa y algunos sucesos nada agradables harán que todas esas relaciones evolucionen de forma que no esperamos. Lo que sí se mantiene es la relación de amistad entre Adrián y Melissa, aunque haya gente que llegue a pensar que existe algo más entre ellos.

Adrián ahora tiene un restaurante, donde Melissa trabaja como camarera, hasta que pueda encontrar un trabajo de lo suyo, ya que lo que ella ha estudiado es Bellas Artes. Ella es madre soltera de Hugo, un niño de dos años precioso, que se ha ganado mi corazón desde el primer momento en el que aparece. Por ese motivo, necesita a menudo de la ayuda de Adrián y Ali, para que cuiden del pequeño cuando ella tiene que trabajar.

Melissa y Dorian se conocieron cuando ella aún era una cría y coinciden de nuevo en un mal momento de ella, en el que saliendo de fiesta bebió y todo se descontroló. A Dorian, sus amigos, ya le advirtieron que no la podía ni mirar, si bien es cierto, que esa noche no es que él viera demasiado.

Lo que nadie se esperaba es que después de varios años, sus vidas se iban a volver a cruzar y de qué manera, ya que ella pasa a ser contratada en las obras del hotel del que Dorian es dueño, por lo que podríamos decir que él se ha convertido en su jefe, aunque la que está como jefa de Melissa es Sandra, una mujer que no le pondrá las cosas demasiado fácil, sobre todo por su falta de experiencia en el sector.

Veremos a ver si ahora consiguen mantener las manos quietas y permanecer alejados el uno del otro, porque Dorian no parece que la vaya a poner las cosas fáciles a Melissa... Eso sí, ambos tienen sus secretos, unos más gordos que otros y, como ocurre a menudo, ocultarlos no puede traer nada bueno.

El libro tiene 571 páginas y lo tenéis disponible en kindle. Os adjunto el enlace:

Comentarios

Entradas populares de este blog

Hasta que nuestra muerte nos separe - Ava River

El demonio escocés - Sarah McAllen

Veneno en tu piel - Kristel Ralston