Objetivo: Codony - Mario Gómez Giménez


 

Si dijese que no me ha sorprendido, mentiría porque, aunque nada más leer la sinopsis ya supe que era un libro que me iba a gustar, he de reconocer que ni de lejos me esperaba encontrar una historia tan elaborada, con tantos detalles y tan fiel a la realidad, en un libro de ciencia ficción.

La acción transcurre en la ciudad de Barcelona, en distintos años, por lo que más te vale estar pendiente de todos los datos, sobre todo si no quieres perderte nada. 

Diría que hay dos protagonistas principales, el inspector Toni Ribó y Aina. Cada uno de ellos pertenece a una época distinta pero tienen más en común de lo que puedan creer en un principio.

Vamos a comenzar por el principio, cuando en el año 1975 aparece el cuerpo sin vida de una chica, con el tímpano roto, unos niveles de radiación insólitos y portando una armadura de lo más extraña. El caso es muy desconcertante y, ante la imposibilidad de hacer más por la falta de recursos, el caso se archiva.

Pasados unos años, en el 1985, aparece otro cadáver, ahora el de un hombre, con los mismos síntomas de la chica del 75. Se reabre la investigación y se vuelve a intentar resolver el caso por todos los medios, aunque se termina con el mismo resultado que en el caso anterior.

Ya en el año 1992 y en plenas Olimpiadas, aparece un nuevo cuerpo y el inspector Ribó sabe que todo tiene relación, aunque ni se imagina todo lo que hay detrás de estos cuerpos. Buscando pistas como un desesperado, pide las cámaras de grabación de un banco cercano y descubre que una mujer bastante imponente es la culpable, o no? Todo parece indicar eso, aunque a veces, las cosas no son como parecen en un principio.

Descubriremos el diario de una chica que vive en la ciudad en el año 2028, sin embargo, Barcelona ya no es lo que era, un evento muy desafortunado hizo que todo haya quedado congelado, con temperaturas a las que yo no pensaba que se pudiera sobrevivir y con unos niveles de radiación altísimos. 

La vida en ese futuro que no parece tan lejano es muy complicada, todo ha cambiado con el desastre y los que han sobrevivido hacen todo lo posible para seguir haciéndolo, con poco alimento que llevarse a la boca y con cuidado de no destaparse ninguna zona de su cuerpo si no quieren morir congelados.

Y diréis, qué relación pueden tener esos sucesos? tiene más de la que podáis pensar y para descubrirlo os recomiendo que leáis el libro, ya que está de lo más interesante. Según va avanzando la historia, la acción se vuelve imparable y no podrás levantar la vista.

Una de las cosas que más me han gustado, han sido los recuerdos de esas Olimpiadas, con esas retransmisiones diarias para conocer si habíamos ganado alguna medalla, esa celebración inicial... fueron momentos únicos y que creo están en la memoria de todos. Y para ayudarnos, incluye fotos de aquellos acontecimientos. 

El autor lo hace tan real, que te cuesta separar tus recuerdos de los momentos que él ha creado de ciencia ficción. Es más, las cosas que no han ocurrido, podrían hacerlo perfectamente, por lo que a mí me ha encantado!

El libro tiene 435 páginas y lo tenéis en kindle. Os adjunto el enlace:

Comentarios

Entradas populares de este blog

200 mariquitas en medio de un tsunami de 138 grados - Mili Garrardo

El demonio escocés - Sarah McAllen

Veneno en tu piel - Kristel Ralston