Hades azufre y rosas - Lidia Pecero Claro



Ya conocía a esta autora porque leí un libro que escribió en colaboración con otras dos autoras, creo que tiene un estilo muy fresco, ligero y fácil de leer, además de que sus libros, o por lo menos, los que leo por ahora, no son demasiado largos, por lo que no se tarda nada en disfrutar de la historia. Si a su estilo le sumamos mi amor por los temas mitológicos, tengo los libros perfectos. Me gusta ver a los dioses mezclarse con los humanos y caer en las redes de sentimientos que ellos creen tener bajo control.

Desde el primer momento en el que Hades se fija en Candela se siente atraído o interesado de algún modo en ella, sus amigas tienen ganas de fiesta, pero ella parece que no quiere estar ahí, o que no está de humor. Por eso cuando entre dioses intentan jugar con los humanos y ver si consiguen juntar a esa chica con un chico de la discoteca, él se entromete para que no lo consigan.

Al ser el Dios del inframundo, si ella permanece cerca de su presencia, se convierte en invisible para el resto de dioses. Por lo que, intenta por todos los medios que ella entre a trabajar en su empresa, que es la número uno en empresas de seguridad.

Ella puede llegar a ser muy cabezota y no le pone las cosas fáciles. Aunque la verdad, es que no tiene ni idea de dónde se está metiendo y él tampoco, pues cuando al final lo consigue, el estar cerca de ella tanto tiempo va haciendo que su interés por ella crezca sin darse cuenta, hasta el punto de ponerse nervioso si no está con él.

Él intenta controlar su temperamento en todo momento, aunque el carácter de Candela conseguiría encender a cualquiera con mucha paciencia, menudo genio tiene! Eso sí, creo que es parte de su encanto y una de las cosas que más le atraen a él.

La realidad y la ficción se mezclan en todo momento, haciendo mucho más entretenida la trama. Pues, aunque ella siempre crea que Hades le habla en sentido figurado, lo que él comenta es la verdad ya que sabe que ella no lo podría creer. ¿Tú creerías que por el hecho de llamarse Hades, el hombre perfecto, guapo e interesante, que además se ha convertido en tu jefe, sería realmente el Dios del inframundo?

Cuando algún miembro de su familia aparece o se les nombra, piensa que o están todos locos o le siguen el rollo para que no se sienta mal. En ningún momento se plantea que pueda ser cierto que ellos sean dioses, aunque físicamente no tendría ninguna duda porque parecen sacados del mejor catálogo de modelos.

También tendrá que sufrir por los celos, porque en un mundo de dioses no sólo los hombres son atractivos, sino que las mujeres son de las que quitan el hipo y da igual tu sexualidad, los ojos los tenemos todos y eso es innegable. Así que en su caso, cuando ve tres mujeres espectaculares junto el hombre que empieza a interesarle, a pesar de sus esfuerzos para no caer en sus redes, no puede soportar los celos.

Este libro tiene 139 páginas y lo tenéis disponible en kindle. Os adjunto el enlace:

Comentarios

Entradas populares de este blog

200 mariquitas en medio de un tsunami de 138 grados - Mili Garrardo

El demonio escocés - Sarah McAllen

Veneno en tu piel - Kristel Ralston