Finalmente soy yo - Gemma Díez Rodríguez


 

Voy a empezar por decir que este libro no es a lo que estoy más acostumbrada a leer y quizás por eso me ha costado algo más, y no por eso quiere decir que sea peor o mejor. Estoy segura de que no serán pocos los que disfruten de este libro, aunque yo diría que lo que más sacas es aprendizaje.

La autora nos narra su vida, desde que era una niña y vivía con sus padres, hasta su edad adulta. Se divide en pocos capítulos, algo largos para mí gusto, que narran las etapas más importantes por las que ha pasado. 

Aunque, para mí, lo más importante, es que a la autora le ha servido como desahogo, estoy segura que después de todo lo que ha vivido necesitaba soltar todo eso que la estaba frenando para terminar de encontrarse consigo misma y ser completamente feliz.

Otro de los motivos por los que creo que este libro debe tener audiencia, es que sirve de visibilidad para el colectivo LGTBI+. Ya que mucha gente, se siente atrapado por una sociedad que no siempre comprende a los que no son como ellos. Gracias a la lucha de muchas personas a lo largo del tiempo, se ha conseguido que exista mucho más respeto por quien no piensa cómo nosotros. Debemos entender que cada uno es feliz de una manera y que a nosotros ni nos va ni nos viene lo que hagan con su vida privada.

Sé por el libro que Gemma ha conseguido sentirse en paz consigo misma, pero debo decir que su madre me resultó muy dura y poco cercana con ella en momentos claves de su vida, aunque me alegro de que al cabo de los años hayan conseguido entenderse.

Al principio se ve una niña o jovencita que no termina de tener claro su sitio en la sociedad que la rodea, ya que su estilo dista mucho del de otras chicas de su edad y, por si fuera poco, al crecer termina trabajando en la construcción, un trabajo bastante masculino que no ayuda a que quiera arreglarse más para salir de casa.

Una de las cosas que me quedan claras es que Gemma es una adicta al trabajo, a sacar el 100% o más de sí misma en todo lo que hace. Bueno, en todo no, en el plano sentimental es más bien distante, poniéndose ella en primer plano, lo que la dificulta para tener una pareja estable y duradera.

Algo con lo que creo que ha disfrutado mucho es con la compra-venta de inmuebles, se la ve una mujer inquieta a la que le gusta cambiar, eso sí, sin grandes lujos, ya que me da la impresión de que es bastante práctica y pasa poco tiempo en casa. Pero sabe invertir y eso le ayuda a no pasar problemas económicos.

Más adelante y, asentada en el mundo de la contabilidad, pasará a tener su pareja más estable con quien pasa muchos años y, quien será la madre de su hija. A pesar de quererlas mucho, porque eso no lo he dudado en ningún momento, se sigue dedicando por encima de todo a su trabajo, hasta que el mundo running entra en su vida.

Correr le aportará esa libertad que necesitaba y, como no sabe hacer las cosas a medias, lo dará todo para mejorar cada día un poco más, llegando a correr varias maratones, alguna más de las que se recomiendan al año, sobre todo teniendo en cuenta que en ese momento ya no tenía 20 años.

Gracias a unos cursos que hace ya pasados los años, podrá terminar de encontrarse a sí misma, perdonar a las personas a las que ella ha culpado durante años de cosas que a lo mejor no eran tan así como ella las percibía, o no. Pero una cosa tengo clara, y es que el perdón nos hace libres para seguir con nuestras vidas sin esa cuerda que tira en contra de nuestro camino.

Así que lo dicho, el libro es un gran aprendizaje, el largo camino a conocernos a nosotros mismos, sobre todo cuando sientes que nadie termina de comprenderte. Creo que os puede ayudar mucho.

El libro tiene 218 páginas y lo tenéis a la venta en amazon. Os dejo el enlace:

Comentarios

Entradas populares de este blog

Hasta que nuestra muerte nos separe - Ava River

El demonio escocés - Sarah McAllen

Veneno en tu piel - Kristel Ralston