Sin ti no sé vivir - Angy Skay



Después de leer los tres libros de la trilogía de mi obsesión, en la lectura compartida en la que participo teníamos que leer esta novela, aunque en realidad si nos fijamos en el tiempo se entrelaza un poco con el primer libro de la trilogía. Dicho esto, como los protagonistas no son Enma y Edgar tampoco es que importe terminar con esta historia en vez de al revés. Me ha gustado saber más de la mejor amiga de Enma y por todo lo que la toca pasar, que no siempre es agradable.

Katrina es una mujer muy atractiva pero a la par muy sencilla que vive con su marido Joan.  Su matrimonio no está atravesando su mejor momento, aunque hace ya tres años se tomaron un tiempo para después darse una segunda oportunidad. En ese paréntesis de la relación, él se acostó con varias mujeres y ella se acostó y con un hombre impresionante del que no sabe ni el nombre. 

Aún así se dieron una segunda oportunidad, pero ahora todo ha cambiado, Joan no la deja ni respirar sin su permiso. Le molesta su forma de vestir, sus amigas, que salga de fiesta... Vamos que prácticamente lo único que puede hacer es quedarse en casa a su vera 🤷🏻‍♀️. 

La familia de Joan es para darles de comer aparte, sobre todo la madre. Es una persona altiva y que trata a todos con desprecio, aunque a su hijo le adora o eso parece. Aunque a Katrina siempre la trata fatal, la habla con frases hirientes o malintencionadas, y ella por respeto a su suegra, no solo la tiene que hablar bien sino mantener las formas en todo momento.

Las cosas en el matrimonio se vuelven a torcer y tienen que dejarlo no de buenas formas. ¿Podrán darse una tercera oportunidad? Yo que siempre había oído que en el amor, las segundas oportunidades no siempre acaban bien, no me quiero imaginar cómo podría salir una tercera…

Tendréis que descubrirlo…


Este libro tiene 304 páginas y lo podéis encontrar en kindle. Os adjunto el enlace:

Sin ti no sé vivir






Comentarios

Entradas populares de este blog

En jaque - Teresa Greco

Te lo dije - Megan Maxwell

Una apuesta peligrosa