Jandro el Osito - Iseth T. Garit Falcón


Primer libro que leo de esta autora y, aunque sé que ella escribe otro tipo de libro, comienzo con el que ha escrito para niños. Tiene unos dibujos muy bonitos y es fácil de leer como cualquier libro infantil. 

Es perfecto para tratar el tema del divorcio de los padres y cómo afecta a los hijos, que siempre son los grandes damnificados en estos casos. 

Incluyendo los casos en los que las parejas se separan de forma amistosa, los hijos lo pasan mal, pues no entienden que ellos no tienen culpa de que el amor de sus padres se ha terminado, sino que el tiempo, la rutina o mil cosas más pueden afectar a una pareja.

La autora nos cuenta todo esto utilizando unos dibujos protagonizados por Jandro, quien ve como sus padres deciden separarse y, lo que al principio puede parecer genial porque pasa a tener dos casas, la atención de sus padres por separado, más juguetes, dos fiestas de cumpleaños… 

Pero, de verdad alguien piensa que eso es lo que los hijos quieren realmente? Claro que no, eso es lo que puede parecer, aunque ellos lo único que quieren es que sus padres les presten algo de atención, pasar tiempo con ellos, que les abracen y que les quieran cada día.

Sabéis lo que pasó cuando le leí el libro a mi hijo de 8 años? Pues que se echó a llorar, le daba pena Jandro, porque decía que él quería que tuviera a sus padres con él, le surgieron las mismas dudas que al protagonista pero entendió que nadie tiene la culpa en esa situación, que son cosas que pasan y que no por eso se les va a querer menos.

Los procesos de superación suelen ser de una forma parecida aunque no tenga que ver nada un caso con el otro, por lo que, aunque terminando de buenas maneras una relación, hay que entender que la pareja que rompe la relación necesita de un tiempo de adaptación, en el que lo que más necesita es tiempo a solas sin casi comunicación con el otro, para encontrarse a sí mismo y poder salir adelante, ya que durante el tiempo que has estado en pareja, te has visto como parte de un conjunto. Ese proceso de adaptación es el que más afecta a los hijos, porque ellos no entienden esa necesidad de mantener la distancia con el otro, y se llegan a sentir culpables de querer pedir llamar o ver a la persona que no está en la casa, porque ven cómo afecta al que se ha quedado con él.

Me ha encantado como ha sabido expresar en tan pocas páginas un mensaje tan importante. Me gustan mucho este tipo de mensajes que nos ayudan tanto a nuestros hijos a comprender temas tan complicados para los que, en principio, no deberían estar preparados.

Pronto volveré con otro libro de esta autora, en el que ya nos adentramos en el mundo adulto en vez del infantil, aunque si en el algún momento escribe algún otro de este estilo estaré encantada de leerlo con mis hijos.

Este libro tiene 30 páginas y lo tenéis disponible en kindle. Os adjunto el enlace:

Comentarios

Entradas populares de este blog

200 mariquitas en medio de un tsunami de 138 grados - Mili Garrardo

El demonio escocés - Sarah McAllen

Veneno en tu piel - Kristel Ralston