¿Y tú qué harías si...?


Tengo que admitir que con esta novela tenía altas mis expectativas después de haber leído la trilogía del Diván de Becca, pero no sólo las ha alcanzado, sino que me ha dejado en estado de shock!!! Hacía tiempo que un libro no me descolocaba tanto, me ha dejado sin palabras y eso, en mi caso, es muy muy difícil jajajajaja He tenido que comenzar con la segunda parte en el mismo segundo que acabé esta novela, ya os la contaré también cuando la termine.

Olivia y Zac se casaron muy enamorados, él era periodista y ella entró a formar parte de la empresa de su padre, para dirigirla. Pero tras cuatro años de casados, su vida no es, ni mucho menos, parecida a lo que ellos imaginaban.

Zac decidió dejar su trabajo de periodista al año siguiente de casarse, para centrarse en escribir una novela que nadie, ni siquiera su mujer, puede leer hasta que se publique. Y Olivia como es la persona que dirige la empresa, no para de trabajar en todo el día. 

¿Dónde se tuerce todo? Cuando el amor se deja de lado y nos centramos en nosotros mismos. No nos damos cuenta de que los pequeños detalles son los que mantienen un matrimonio unido, y dejamos de tenerlos sin apenas darnos cuenta. Esto es lo que les ocurre a nuestros protagonistas: Zac se centra en escribir su libro, pero lo que en principio iba a tardar un año, ya va por tres años y sigue sin terminar. Los días pasan sentado frente a su ordenador o encerrado en el desván, para desesperación de Olivia, que cuando llega a casa, después de un largo día de trabajo, tiene que pasear al perro, hacer la cena... y no recibe gestos amorosos, de agradecimiento ni de ningún tipo por parte de él. 

Todo esto hace que tome la determinación de divorciarse porque cree que ya no hay nada que pueda salvar su matrimonio; el hombre con el que ella se casó no tiene nada que ver con el que está permanentemente sentado en su sofá.

Como cada viernes, ella y sus amigas quedan para comer en el mismo sitio y se desahoga. Pero este viernes es distinto, porque aparece un repartidor con una rosa, una pluma estilográfica (tremendamente cara) y una nota de un hombre anónimo que dice estar enamorado de ella. 

En la nota, nuestro hombre misterioso, la cita el martes por la tarde en una suite de hotel. Sus amigas la animan a que vaya, total ya se va a divorciar de su marido, pero ella no quiere traicionarle de esa manera, sobre todo teniendo en cuenta que ya no falta tanto para que se divorcien. Pero, ¿acudirá a su cita en el hotel? ¿Conocerá al hombre desconocido? ¿Quién será?

Os animo a descubrir todo eso y mucho más, aunque también os digo que seguro os pase como a mí y cuando terminéis tendréis que buscar el segundo libro para seguir leyendo sin parar.


Comentarios

Entradas populares de este blog

El duque y yo - Julia Quinn

Ningún mar en calma - Calista Sweet