¿Y tú qué harías por...?



Lo prometido es deuda, aunque no me ha costado nada, eh? Te deja tan consternada el libro anterior que no puedes parar de leer esta segunda parte para enterarte bien de todo lo que ha pasado y lo que les depara el futuro a nuestros protagonistas.

El matrimonio entre Olivia y Zac está completamente roto y ahora toca enfrentarse a las consecuencias de todo. Los dos están convencidos de que el divorcio es lo mejor, están en esa fase en la que atacas al otro incluso cuando no quieres hacerlo. Y es que cuando los sentimientos entran en juego es muy difícil controlar el sentido común y la mesura.

En el anterior libro ya vimos cómo Olivia no podía más por el pasotismo de Zac en la relación, se desahogó con sus amigos más cercanos y con su familia; pero eso puede acarrear muchas consecuencias, porque generas en esas personas, que no han vivido esa situación, unos prejuicios hacia tu pareja que puede llegar a ser contraproducente.

Pero ahora Zac ha terminado por fin su libro, que ha resultado ser un éxito sin precedentes, y toca oír su versión de la historia. Y, aunque en parte está de acuerdo con lo que opina Olivia, porque se centró en escribir y no estuvo pendiente de ella, su versión dista mucho de lo que creíamos. Nos explica qué ocurrió para que él llegara a comportarse de esa manera.

¿Podrán escucharse el uno al otro con la mano en el corazón y sin ganas de atacarse? ¿Conseguirán dejar a un lado el orgullo y pedir perdón? ¿Hasta dónde están dispuestos a luchar por estar juntos toda la vida?

Qué difícil es todo en una relación, y es que nada es tan fácil cómo parece, pero ahí reside parte del encanto de estar casado, el saber comunicarte con tu pareja para saber su versión. Porque cuando creemos firmemente que tenemos la razón nos cuesta ponernos en la posición de la otra persona y empatizar con sus sentimientos.

Tengo que decir que me han encantado los dos libros, creo que describen genial lo que un matrimonio es y en los errores que se pueden cometer por no hablar sinceramente. No deja de ser una novela, pero siempre se pueden sacar lecciones que podemos aplicar en nuestro día a día.

Comentarios

  1. Hola otra vez

    No puedo estar más de acuerdo contigo, en que muchas veces las relaciones se complican por pequeñas cosas, y sin ponernos en los motivos que tiene la otra persona para actuar de una forma que no entendemos.

    Y como bien dices es tan interesante el primero, que seguí leyendo el segundo para ver que pasaba con esta historia

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El duque y yo - Julia Quinn

El último baile - Marisa Sicilia

Te lo dije - Megan Maxwell