Si caigo en la tentación, que parezca un accidente - Rose Gate

 


No es el primer libro que comento de Rose Gate ni será el último, en este caso ha sido gracias a una lectura compartida en la que lo estamos pasando en grande. Ha resultado una lectura muy rápida y divertida en la que no falta el romance ni las subidas de temperatura.

Luz es una chica de un pueblo de Galicia, que cuando se hace mayor quiere algo más que quedarse en un pequeño pueblo trabajando en la granja. Así que decide irse a vivir a Barcelona con sus tíos y su prima, quien para ella es como una hermana. 

Pero llega el momento en el que su prima se independiza y ella cree que no debe estar más tiempo viviendo a costa de sus tíos, por lo que hace lo mismo. Aunque con lo que no contaba era con que Barcelona era tan cara, así que se tendrá que poner a trabajar en cualquier cosa con tan de poder pagar el piso que ha conseguido. 

Los trabajos son de lo más variopintos pero el piso no es precisamente una ganga. Cuando se quiere duchar depende de que su querido vecino no lo haga a la vez, pues sino no sabe a qué temperatura le saldrá el agua. Y cuando quiere dormir, pues también dependerá de que su vecino no se lleve a la nueva chica de turno para vivir largas sesiones de sexo y no silencioso precisamente. Lo que la faltaba!!

Al final termina trabajando vendiendo seguros, de profesora de yoga para gente con problemas y de teleoperadora erótica por las noches y todo para poder vivir en un piso en el que apenas puede dormir. Así que decide escribir a su vecino para que controle un poco su comportamiento pero la respuesta que recibe la hace pensar que lo que ella necesita es perder su virginidad como sea y darle en las narices a su vecino.

Un día comiendo con su prima, ven a un par de policías muy guapos y cree que podría ser perfecto para una noche de pasión, por lo que su prima le tiende una trampa y le deja una tarjeta en el coche con el teléfono de Luz. Cuando varios días más tarde la llama para pedirle una cita Luz casi no lo puede creer y se pone tan nerviosa que la cita resulta un completo caos. Es de lo más divertida, aunque he de reconocer que si me hubiese puesto así de nerviosa y me hubiese pasado lo mismo habría pasado muy mal rato.

A partir de ahí, Carlos y Luz no harán más que cruzar sus caminos aunque ellos no quieran. Se pasan más de medio libro de tira y afloja, tanto es que llega un punto en el que yo ya estaba desesperada porque dieran el paso de una vez por todas, pero las situaciones que viven son imperdibles.


El libro tiene 495 páginas y lo tenéis disponible en kindle. Os adjunto el enlace:

Si caigo en la tentación, que parezca un accidente

Comentarios

Entradas populares de este blog

En jaque - Teresa Greco

Hasta que nuestra muerte nos separe - Ava River

Mi mejor error - Gema Samaro