Cuesta abajo y sin frenos - Isabel Keats


Después de un tiempo sin leer nada de Isabel Keats, decidí decantarme por esta novela, en la que uno de sus personajes tiene raíces coreanas. La autora puso una foto de uno de mis actores surcoreanos favoritos y no me pude resistir. No tardé casi nada en leerla pues es muy entretenida, como siempre esta autora no me decepciona, sabe crear personajes con una personalidad que te identificas, aunque sólo sea a ratos… creo que no estoy tan loquita, jeje.

Meli tiene una agencia de detectives privados y es muy buena en su trabajo, aunque muy muy desordenada. Ahora se ha mudado a un piso nuevo y está encantada, pero ya en su primer día consigue desesperar a su vecino de enfrente, quien le escribe una nota para que tenga en cuenta que tiene vecinos y no puede montar tanto escándalo.

Y así, sin conocer a su misterioso vecino, comienzan a mandarse notas el uno al otro y a llamar a su puerta cada día, como si fuese un ritual cuando se va y cuando vuelve a casa. Meli puede ser muy muy persistente cuando se lo propone y tiene muy claro que llegará el día en el que su vecino abrirá la puerta y dejará de mirar por la mirilla.

Hyun quien, como bien piensa Meli, la observa cada vez que llama por la mirilla, siente muchísima curiosidad por su nueva vecina, a quien ve que se pone pelucas y tiene un carácter muy directo. Aunque él mismo está sorprendido porque es un chico al que no le gusta relacionarse con nadie y se pasa el día metido en casa trabajando en su ordenador con su gato, una mascota enorme que heredó de su anterior vecino y al que tiene a dieta estricta, porque a diferencia de él come de todo menos comida saludable. 

Sin saber por qué un día abre la puerta a su vecina y se ve metido en una investigación muy personal para ella, en la que deberán desenmascarar al asesino de su hermana, si es que ha sido asesinada, porque realmente no tiene ni una sola prueba de que eso haya ocurrido, sólo tiene su intuición, y según ella, nunca le ha fallado. 

La trama es muy ágil y tiene puntos muy divertidos, aunque no quiere decir que nuestros personajes vayan a tener todo de cara y les vaya a resultar fácil su investigación. Seguro que pasas un rato entretenido y no te decepciona. Hasta el gato es para morirse, para que luego digan que no entienden…

El libro tiene 324 páginas y lo tenéis disponible en kindle, os adjunto el enlace:

Comentarios

Entradas populares de este blog

En jaque - Teresa Greco

Hasta que nuestra muerte nos separe - Ava River

Mi mejor error - Gema Samaro