Las cartas que nos tocan - Ramón Gallart


 
Primer libro que leo de este autor y ya ha conseguido dejarme sin palabras. El libro me ha gustado mucho, es muy diferente a lo que estoy acostumbrada, pero el tramo final me ha dejado impactada, no me esperaba lo que iba a ocurrir de ninguna de las maneras. El autor consigue sorprenderte sin ninguna duda.

Los personajes evolucionan en gran manera a lo largo de la historia, sobre todo Hugo, el protagonista, quien no duda en remover cielo y tierra para encontrar a Cris, que ha desaparecido sin despedirse ni decir nada al respecto. 

Se llega a convertir en su gran obsesión, necesita encontrarla y demostrarla lo mucho que está dispuesto a dar por poder estar con ella. La conoció en una fiesta de su mejor amigo y, como Manolo estaba casado con Patricia, no pensó que pudiese tener algún tipo de interés en ella. Aunque a veces las cosas no son lo que parecen y la gente no nos cuenta ni la mitad de sus secretos.

Hugo y Manolo han sido amigos desde muy jóvenes, esa amistad les ha servido siempre de apoyo y motivación para conseguir lo que se propusieran. Sobre todo en el caso de Hugo, que durante su juventud y un poco más adelante, está un poco perdido, sin encontrar su camino, pasando de un trabajo a otro, con la bronca en casa añadida por no saber mantener un puesto de trabajo y una actitud adecuada.

En esos momentos, el apoyo de Manolo es fundamental, ya que siempre que Hugo caía, su amigo estaba ahí, no solo para recogerle sino para darle alguna salida. Todo esto nos lo cuenta nuestro protagonista mientras piensa en dónde puede buscar a Cris o cómo puede contactar con ella. Por lo que, como se puede observar, la amistad es uno de los puntos fundamentales de esta novela.

En pleno proceso de búsqueda, encontrará una forma de contactar con ella, aunque solo será por carta y no dudará en expresarle lo mucho que la echa de menos y que quiere luchar por estar con ella. Veremos a ver si Cris dará una oportunidad a Hugo para que demuestre todo lo que dice en las cartas, porque como sabemos, es muy fácil decir las cosas pero no siempre es tan fácil demostrarlo.

En algunas escenas me he reído por lo absurdo de la situación, aunque he de reconocer, que si me ocurriese en la vida real algo así, estaría histérica. Sin embargo, me resultó cómica porque los personajes la van liando cada vez un poco más y no tenía ni idea de cómo podrían salir de esa sin liarla aún más.

Desde luego, creo que es un libro que la gente debería de leer, que no deja indiferente y que te sorprende.

El libro tiene 225 páginas y lo tenéis disponible en kindle. Os adjunto el enlace:


Comentarios

Entradas populares de este blog

200 mariquitas en medio de un tsunami de 138 grados - Mili Garrardo

El demonio escocés - Sarah McAllen

Veneno en tu piel - Kristel Ralston