No me comas el coco - Manu Ponce y Alma Fernández



Comencé a leer este libro porque como bien sabéis me gusta descubrir autores que aún no he conocido, así que probé con esta novela que está escrita por Alma Fernández y Manu Ponce. Me ha gustado mucho, es dinámica, se lee muy rápido y el estilo es divertido, tiene bastantes puntos graciosos. 

La protagonista de nuestra historia es Carmina, que se queda sin trabajo porque su jefe decide darle su puesto a su amante. Ella como es normal se cabrea, malo es perder un trabajo pero si no lo pierdes por hacerlo mal sino porque otra no tiene escrúpulos en acostarse con alguien para conseguir el puesto, cualquiera reaccionaría igual.

Ella es huérfana y no tiene a nadie cerca para poder pasar ese mal momento. Su mejor amiga Esther se fue a Australia y se quedó a trabajar. Muchas veces le ha animado a que se vaya con ella a vivir y trabajar. Así que ahora que no tiene nada que perder, decide coger las pocas cosas que tiene y montarse en un avión con dirección al otro lado del planeta. 

Nunca ha subido a un avión y entra literalmente en pánico, suerte que Ricardo, el hombre que se sienta a su lado, le hace el vuelo mucho más llevadero. Hace escala en Bangkok y ya que él conoce ese lugar a fondo porque es donde tiene negocios, se gana una visita turística a todo lujo. Ella no tiene dinero pero él no escatima en gastos con ella mientras están allí, no le deja pagar ni una vez.

Pero el viaje sigue después de la pausa y tiene que coger otro avión hasta su destino. Allí su amiga Esther no puede creer que Carmina esté delante de sus narices. No pueden ser más felices!!! Le presenta a su jefe, un español que también fue allí con lo puesto y montó un chiringuito, casas de madera y una escuela de surf. 

Lo que no sabe Carmina es que su vida va a dar un gran cambio en todos los sentidos. Os animo a descubrir cómo puede llegar a cambiar la gente cuando no viven bajo altos niveles de estrés y encuentran a personas especiales.

Comentarios

  1. Hola

    Pues es verdad que a veces tomar decisiones tan importantes te cambia la vida, Carmina como no tiene a nadie ni nada que dejar atrás, le resulta más fácil embarcarse en una nueva aventura.

    Creo que personas tan generosas como Ricardo se encuentran pocas en la vida. Es con ese amigo que te gustaría encontrarte en tu vida.

    Me ha gustado .

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El duque y yo - Julia Quinn

El último baile - Marisa Sicilia

Te lo dije - Megan Maxwell