Te doy mi corazón - Julia Quinn



Continuamos con la saga de los Bridgerton, concretamente con el tercer libro que se corresponde con el segundo de los ocho hermanos Bridgerton: Benedith. Es un libro, como los otros de la autora, que se lee fácil y bastante rápido, pero no me ha sorprendido demasiado.  Es una versión más de la historia de la Cenicienta, sin más. Como forma parte de ocho libros, ya tenía claro que no todos me iban a deslumbrar, aunque me ha gustado.

Sophie es la hija ilegítima del conde de Penwood, nadie nunca se lo ha querido decir a la cara, pero ella no lleva el apellido de su padre, sino el de su madre. Aún así, como su madre murió cuando ella era pequeña, él se hizo cargo de ella, de su educación, de sus gastos...

Al cabo de los años, contrajo matrimonio y tanto su madrastra como sus dos hermanastras la trataban con despreció. Pero, su padre muere y el trato de ellas es aún peor que cuando él estaba vivo, la tratan como si fuese su criada pero sin pagarle absolutamente nada, así que se podría decir más bien que es su esclava.

Un día, cuando ella ya tiene 20 años, en la casa de los Bridgerton se celebra un baile de disfraces y, aunque en principio ella no puede acudir porque es una criada, el resto del servicio le tiene preparada una sorpresa y la arreglan para que acuda al baile.

Cuando ella aparece, Benedith Bridgerton siente algo especial en el ambiente y no puede sino acercarse a ella y llevarla a bailar a una terraza privada de su casa. Ella no puede creerse que esté bailando con él, siempre se ha sentido atraída por él, pero verle en persona y bailar con él hace que piense que esté soñando. Tanto él como ella quedan esclavos de ese momento en el que se besan y sienten que son el uno para el otro. Pero ella se tiene que ir, no le puede decir quién es, y desaparece...

Benedith la busca sin descanso pero no consigue encontrarla... ¿dónde se habrá metido su mujer misteriosa? ¿logrará encontrarla?

Continuará...

Comentarios

Entradas populares de este blog

El duque y yo - Julia Quinn

Ningún mar en calma - Calista Sweet