Redención - Isabel Keats


No tenía previsto leer aún este libro como va a ser una saga de época, pero después de los comentarios que leí en internet, me dio curiosidad. Me gustan los libros de Isabel Keats desde hace mucho tiempo y ya he leído varios de ellos, ninguno me ha decepcionado; por eso, no me lo podía creer cuando leí dichos comentarios. Ahora, y sin dar más importancia a quien no se la merece, puedo dar mi opinión tras haberlo leído. A mí me ha encantado, me gustan los libros de esa época, y no es que se quiera describir siempre a los mismos personajes pero, aunque a veces lo olvidemos, los tiempos han cambiado. La sociedad no se comporta como antes, las mujeres tenemos una libertad que antes no se tenía (en algunos sitios aún no ha cambiado esta situación). Por lo que, es normal que haya hombres tirando a machistas en muchos casos y mujeres que tienen que aguantar carros y carretas.

Benedict es el marqués de Ravensworth, así que hace lo que le viene en gana. Asiste a todas las fiestas que puede y está con todas las mujeres que quiere. Es un hombre joven y agraciado que conquista con facilidad a las mujeres. Aunque su corazón siempre ha pertenecido a una mujer. Aún así, está cansado de todo, no le encuentra el sentido verdadero a su vida.

Un accidente a lomos de su caballo pone en peligro su vida y trastoca todo su mundo. Durante un tiempo, él vive entre las sombras. Se despierta pocos segundos y percibe lo que hay a su alrededor, aunque lo que más le llama la atención es una misteriosa mujer que le cuida. 

Después de muchos cuidados, Benedict se despierta y se encuentra con un niño a su lado. ¿Qué pinta un niño en su habitación? ¿Quién es? Él no lo conoce y, con su característico mal genio, asusta al niño y le exige una respuesta, pero él sale corriendo y le deja con la intriga. 

Cuando aparece la madre del niño se queda sorprendido, es la mujer que ha estado en sus sueños, la que ha sentido a cada segundo a su lado cuidándole, pero ¿Quién es ella? Por más que piensa no le suena de nada. Aunque se siente atraído por ella, pero por una vez, las cosas no le van a resultar tan sencillas.

¿Quién será la desconocida? ¿Y el niño? La vida de Benedict va a cambiar sin que él pueda evitarlo, aunque no siempre los cambios son para peor, sobre todo teniendo en cuenta la vida sin sentido que llevaba antes del accidente. Pero todo cambio requiere de esfuerzo y, a veces, también necesitamos que se nos perdonen cosas para seguir nuestro camino. ¿Encontrará su redención nuestro protagonista?


Comentarios

Entradas populares de este blog

El duque y yo - Julia Quinn

Ningún mar en calma - Calista Sweet